PM We Care

Se acerca la temporada oscura, sin duda. Los días son cada vez más cortos y cada semana, necesitamos encender las luces un poco antes. Seamos honestos: para la mayoría de nosotros, la luz eléctrica es simplemente una cuestión de encender un interruptor. Ni siquiera lo pensamos dos veces. En otras partes del mundo, la electricidad es cualquier cosa menos algo garantizado. Las horas en que pueden trabajar, estudiar o simplemente pasar tiempo con sus seres queridos están determinadas por el amanecer y el atardecer.

Echemos un vistazo a Bundi en la parte occidental de la India, donde viven 800 de los niños apadrinados de PM-International. Durante varios años, hemos estado apoyando proyectos de desarrollo regional en esta área junto con nuestro socio, World Vision. Este año, incluso comenzamos a patrocinar un PA completo (Programa de Área).

No hay luz después de la oscuridad

Incluso hoy, muchas aldeas locales no están conectadas a la red eléctrica. Al anochecer, las mujeres eran reacias a abandonar sus hogares, ya que no se sentían seguras en las calles. La falta de luz y un suministro eléctrico regular afecta la vida familiar y, sobre todo, la educación de los niños. Sin luz eléctrica, les es imposible leer por la noche y hacer su tarea. Las consecuencias son malas notas o, incluso, abandonar la escuela. Pero sin educación, los niños no tienen posibilidad de escapar de la pobreza. Para ver algo en la noche, muchos hogares todavía usan lámparas de queroseno. Sin embargo, estas lámparas tienen un consumo de combustible alto y costoso, causan dolor en los ojos y los pulmones y se encienden tan fácilmente que existe el riesgo de que toda la casa se queme.


En India, “Sangeet” es una costumbre popular donde las mujeres de la comunidad se reúnen para celebrar ocasiones como bodas o partos. Debido al trabajo y al cuidado de los niños, las tardes suelen ser el único momento en que todos pueden reunirse. Las lámparas solares capacitan a las mujeres locales para socializar con toda la comunidad femenina. Copyright: Visión Mundial.

La solución: lámparas solares

World Vision ha encontrado una solución muy simple y sostenible para este problema: las lámparas solares. Una vez que están completamente cargados, se mantienen durante cuatro horas, son fáciles y seguros de operar y no generan costos adicionales. Gracias a su luz, los niños pueden estudiar después del anochecer. También los ayudan a moverse fuera de la casa para evitar animales salvajes o evitar accidentes. Además, las lámparas contribuyen a la vida social dentro de la familia. Está comprobado que toda la familia pasa más tiempo junta cuando está iluminado por la noche. La instalación de paneles solares en las casas también ayuda a reducir la dependencia colectiva del combustible fósil, ya que los sistemas de energía solar obtienen energía limpia y pura del sol.

La embajadora de caridad PM Vicki Sorg durante su visita de niños apadrinados en la región de Bundi en 2016.

A través de una donación especial, y gracias a todo su generoso apoyo, podríamos ayudar a World Vision a establecer un total de 40 lámparas solares para hogares privados y tres farolas solares en la región. Cuando visitó Bundi en 2016, la Embajadora de la Caridad de PM, Vicki Sorg, pudo experimentar el cambio de primera mano: “Realmente pude sentir la diferencia que estas lámparas significan para las familias locales. Finalmente, los niños pueden aprender incluso después del atardecer y las mujeres se atreven a salir a la calle sin temor ”, resume Vicki.

Iluminando el camino hacia un futuro más brillante

Proporcionar lámparas solares capacita a los niños y a las familias, tanto social como económicamente. Siguiendo la iniciativa de World Vision, el gobierno local también decidió conectar la aldea a la red eléctrica en el futuro. ¡Ahora, nada puede impedir que los niños estudien!

¿Quieres saber más sobre PM We Care? ¡Lea más historias de PA Bundi y nuestros niños apadrinados de todo el mundo aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario